Los peques de 4 años estamos vivenciando nuestro cuerpo y descubriendo todas las posibilidades de movimiento que podemos tener con él. Hemos empezado con las manos; nos las pintamos para descubrir diferentes texturas y materiales.