Proyecto educativo

Nuestro Proyecto Educativo  propone un modelo de persona que busca configurarse con la imagen del Hombre perfecto, Jesucristo, que revela al hombre su dignidad y grandeza de Hijo de Dios y lo invita a vivir los valores de su Reino. Nuestra meta es contribuir al desarrollo de la personalidad de cada alumno, persona singular, única e irrepetible, proyecto de Dios, cuyo crecimiento es tarea permanente de la labor educativa. El educador desempeña un papel decisivo en este proceso. La persona es, desde nuestra antropología humanista, una unidad que se configura harmónicamente a medida que se desarrolla su personalidad en todas sus dimensiones.
CARÁCTER PROPIO DEL CENTRO

1.1. IDEARIO DEL CENTRO

El Colegio Sagrada Familia es un colegio confesional católico de iniciativa social, que educa desde una postura cristiana dando a la educación un sentido transcendente.

a) CONCIBE educación como un proceso personalizado y de socialización.

b) CONSIDERA la persona como ser abierto a lo transcendente y en relación con los que lo rodean.

c) PRETENDE una educación de tipo personalizado que tiene como reto hacerle descubrir a cada alumno todas las potencialidades que recibió como don, lo que supone una educación “para” y “en” libertad responsable. Toda la Comunidad Educativa: equipo directivo, profesores, alumnos, padres, personal no docente, estamos llamados a colaborar activamente y con responsabilidad en la tarea educativa del centro para lograr reflejar en ella una comunidad evangélica.

1.2. ESTILO EDUCATIVO

Como colegio católico nuestro proyecto educativo está fundamentado en la antropología cristiana y tiene como meta contribuir al desarrollo de la personalidad de cada alumno. En este proceso el educador desempeña un papel decisivo, así como el hecho de crear un clima positivo, de afecto y de exigencia, que actúan como agentes motivadores. Requiere además, trabajar las áreas física, intelectual, volitiva y del carácter, afectiva, ética, religiosa, social y estética.

Consideramos importante potenciar los siguientes valores:

PERSONALES, FAMILIARES, SOCIALES
. la reflexión
. la austeridad
. la exigencia
. la constancia
. el orden
. la interioridad
. la serenidad
. la gratitud
. la alegría
. la libertad
. la responsabilidad
. la justicia
. la paz
. la pertenencia a la Iglesia
. la fraternidad

 


LAS LÍNEAS DE ACCIÓN

Nuestra propuesta de trabajo dentro de una educación integral del alumno nos inclina a unas líneas de acción fundamentadas en la propia realidad y centradas en el realismo.

1ª) El sujeto como protagonista de su propia educación
Concebimos el proceso de enseñanza-aprendizaje como un proceso dinámico en el que el educando es el protagonista, por lo que pretendemos suscitar en él una respuesta positiva y responsable.

2ª) Una educación centrada en la cultura del esfuerzo
Reconocemos la necesidad del esfuerzo como condición de todo aprendizaje y como garantía del progreso personal.

3ª)  El desarrollo de la reflexión y del juicio crítico
El desarrollo de la reflexión como línea de acción en este proyecto educativo, busca que el alumno sea consciente de la trascendencia de los actos que realiza y de sus consecuencias para él y para los demás.
Es esencial que la reflexión se acompañe de una educación para el silencio que facilite al alumno no sólo usar la inteligencia, sino escuchar en su interior.

4ª) La ayuda en la búsqueda de la autonomía personal y de la libertad del alumno
Otra de las líneas de acción se dirige a la búqueda de la autonomía personal, es la educación “en” y “para” la libertad apoyándonos en los siguientes pilares:
1. – La capacidad de autodominio.
2. – La preocupación por los demás.
3. – El cumplimiento del deber.
Estos tres pilares se sustentan a su vez en el cultivo de la responsabilidad.

5ª) Servicio a los demás
La educación para la convivencia en nuestro centro se orienta hacia:
1. – El cuidado de los pequeños detalles.
2. – El cultivo de la alegría y el entusiasmo.
3. – La propiciación de la participación activa que fomente la cohesión en los valores y las normas.
4. – Un profundo respeto por la diversidad cultural.
5. – La aceptación en respeto a la autoridad, así como a las normas de convivencia.
6. – La potenciación de la corresponsabilidad buscando el saber delegar tareas y responsabilidades, y mediante una actitud de respeto y estima hacia los otros.


 

También disponible en: Gallego

Ir arriba